Un bebé empieza a explorar su mundo a través de gatear, pero una vez que se ponen de pie las posibilidades para él crecen mucho. Este es logro emocionante, tanto para el niño como para los padres, ya que es el preludio para caminar, pero ¿a qué edad sucede esto?

Alrededor de los seis o siete meses de edad un bebé puede dar sus primeros intentos para ponerse de pie; sin embargo, aún está lejos de lograrlo solo y mucho más de poder caminar. Estos intentos podemos considerarlos como el primer ensayo para mantenerse erguido.

Un par de meses después, en torno a los ocho y diez aproximadamente, es cuando tu pequeño empezará a ponerse de pie, aunque apoyado de todo lo que encuentre a su paso como sillones, paredes e incluso la ropa de sus padres. Durante esta etapa el aprendizaje de la coordinación y el equilibrio es aquello que acaparará sus esfuerzos para animarse a dar más y más pasos.

Que su bebé se ponga de pie solo es algo que muchos papás esperan, pero volver a sentarse es algo igual de importante. Finalmente, es algo que tampoco han hecho anteriormente por sí mismos, así que es vital que le ayudes a tener mayor independencia al enseñarle cómo flexionar sus rodillas suavemente para que vaya entendiendo que de esta forma todo resultará más fácil y cómodo.

Cuando al fin tu bebé gane confianza estará listo para dar sus primeros pasos. Si notas que poco a poco tiene más ganas de intentar moverse por la casa, te recomiendo que despejes la zona donde está para que tenga un espacio seguro y sin obstáculos. Sin embargo, nunca bajes la guardia y asegúrate de vigilarlo constantemente.