La gripe y los virus causantes del catarro o resfriado común son transmitidos por medio de gotas de saliva al toser y estornudar. Durante la época de lluvias, los resfriados son mucho más comunes, por lo que se deben extremar precauciones.

Las medidas que puedes implementar para reforzar la respuesta del organismo contra estas infecciones y para disminuir el riesgo de un resfriado son las siguientes:

Brindarles una nutrición adecuada: Una buena nutrición no es lo mismo que ponerlos a dieta, sino de que el niño tenga un buen estado nutricional que le permita tener una mejor respuesta ante una infección.

Fomentar el aseo de manos: Un aseo de manos constante y hecho adecuadamente después de toser o estornudar y de tocarse la nariz o boca, así como antes de cada comida y al llegar a casa después de un día de escuela ayudará mucho a evitar virus y bacterias.

Evitar que salga si está enfermo: Es importante que tus hijos no salgan de casa si están enfermos. Esto evitará que otros niños puedan contraer un resfriado debido a la convivencia dentro de la escuela.

Estornudo de cortesía: No solo durante estas épocas de pandemia debe usarse el estornudo de cortesía. Toser o estornudar en la parte interna del codo o con un pañuelo desechable evita que propaguemos gotas de saliva.

Esquema de vacunación completo: Se ha comprobado que las vacunas salvan vidas, así que es importante que tus pequeños cuenten con todo su esquema.

¿Tienes dudas sobre la salud y desarrollo de tus niños? Agenda una cita hoy mismo.